Mons. Lugones: “Es importante que nos informemos y eduquemos sobre el cuidado de la casa común”

Mons. Lugones: “Es importante que nos informemos y eduquemos sobre el cuidado de la casa común”


En la presentación de la nueva Carta Pastoral del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), “Discípulos Misioneros Custodios de la Casa Común. Discernimiento a la luz de la Laudato Si’”, el obispo de la diócesis de Lomas de Zamora y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social (CEPAS), monseñor Jorge Lugones SJ, aseguró que “el cuidado de la casa común no es una moda u opción que pueda o no hacerse”, por lo que “es importante que nos unamos, nos informemos y eduquemos sobre el cuidado de la casa común”.

El obispo auxiliar de Mercedes-Luján, monseñor Jorge Scheinig, miembro de la CEPAS; Marta Arriola, directora del proyecto “Cuidadores de la Casa Común”; Esteban Castro, Secretario General de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), y Daniel Menéndez, Coordinador Nacional del Movimiento Barrios de Pie, también formaron parte del panel que presentó el documento esta tarde en el santuario Santos Latinoamericanos, en Fiorito.

“Cómo estamos construyendo el futuro”, se preguntó monseñor Lugones a la luz de la Carta que describe la “crisis ecológica” en la "casa común" que es "nuestro planeta": “qué le pasa a nuestro mundo, cómo se está deteriorando, se necesita actuar y comprometernos todos, por eso se habla de una conversión interior”, dijo. “Quién se va a convertir: la naturaleza o la persona”, planteó, “nosotros, porque podemos transformar algo”.

Texto completo de la Carta “Discípulos Misioneros Custodios de la Casa Común. Discernimiento a la luz de la Laudato Si’”

El obispo se refirió a una “ecología integral”, “un ambiente sano, que va unido a lo económico, social, cultural y a nuestros hábitos, todos somos responsables del deterioro del planeta, porque una ecología integral es ver la situación del mundo, de la naturaleza, pero unido a la persona, especialmente las personas que hoy están gravemente comprometidas por el deterioro de la naturaleza, el agua, el suelo y el aire”.

Al destacar los dos desafíos que propone la Carta, el extractivismo y la defensa de la amazonia, monseñor Lugones preguntó varias veces cómo cuidamos el agua. “Podemos vivir sin el celular, pero no podemos vivir sin agua, porque el agua es el elemento que sustenta a la persona, es un derecho inalienable de la dignidad de la persona y hoy es moneda de comercio”.

“Todos podemos ocuparnos de una conversion integral ecológica. No basta la denuncia. Cómo anunciamos en nuestra casa, en nuestro barrio, lo que se puede hacer y los hábitos que se pueden cambiar. Este cuidado de la casa común no es una moda u opción que pueda o no hacerse. Tenemos que optar por el cuidado de la casa común”.

“Esta carta quiere concientizarnos sobre el cuidado del planeta, y dentro de nuestro ambiente la persona, especialmente la que hoy no cuenta, los sufrientes, débiles y los que no tienen posibilidades”.

Todas las fotos de la presentación de la Carta

Presentación de la carta del CELAM

Participaron del encuentro los obispos Fernando Maletti (Merlo-Moreno, y además miembro de la CEPAS), Jorge Torres Carbonell (auxiliar de Lomas de Zamora) y Jorge García Cuerva (también auxiliar de Lomas); el Intendente de Esteban Echeverría, Fernado Gray; el Jefe de Gabinete del Municipio de Lomas, Guillermo Viñuales; Juan Carlos Schmid, Secretario General del Triunvirato de la CGT; y Fernando Navarro, dirigente del Movimiento Evita, entre otros representantes de las pastorales de la diócesis, los municipios locales y referentes de organizaciones sociales y estudiantiles.

Por su parte, monseñor Scheinig advirtió que “el cuidado de la casa común es algo serio, no es un chiste, estamos muy comprometidos”.

“Hay cosas que son urgentes, que no podemos aplazar, todos nosotros, actores sociales, tenemos que ser eco de la voz del papa Francisco. Todo está conectado: lo que le pasa al agua, nos pasa, lo que le pasa a los bosques, nos pasa, lo que le pasa a la tierra, nos pasa. El planeta no es un tenedor libre, en algún momento las cosas se acaban, por eso tenemos que tener la responsabilidad de cuidar la casa común”.