El Obispado recibió del Municipio de Lomas de Zamora la donación del predio del santuario Santos Latinoamericanos

El Obispado recibió del Municipio de Lomas de Zamora la donación del predio del santuario Santos Latinoamericanos


El predio del santuario Santos Latinoamericanos pasó a pertenecer definitivamente al Obispado de Lomas de Zamora, tras la firma de donación por parte del Municipio local.

El obispo diocesano, monseñor Jorge Lugones SJ, y el auxiliar de la diócesis, monseñor Jorge Torres Carbonell, participaron del acto de firma y entrega de escritura, junto al Intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde.


Desde el Obispado se valoró la donación del espacio ubicado en Camino Negro y Quesada, Fiorito, muy cerca del Puente La Noria, como un reconocimiento del Municipio a la diócesis. Insaurralde, por su parte, destacó la labor de la Iglesia desarrollada en ese predio, que “realiza allí un trabajo muy importante y brinda distintas actividades destinadas a la comunidad”.

“Llevamos adelante la firma de la donación definitiva de un predio, ubicado en Camino Negro y Quesada, para el Obispado de Lomas que, desde hace tiempo, realiza allí un trabajo muy importante y brinda distintas actividades destinadas a la comunidad”, señaló el Intendente en una publicación posterior al encuentro que forma parte del diálogo permanente entre la Iglesia y el Municipio.


El santuario Santos Latinoamericanos fue proyectado, originariamente, como un santuario como tal que, ubicado en uno de los puntos estratégicos de la diócesis -sobre la Autopista Presidente Perón (ex Camino Negro), en una de las entradas al Partido de Lomas de Zamora-, dinamizara la religiosidad y la fe de los habitantes de Fiorito, Villa Urbana e Ingeniero Budge; con el tiempo, el proyecto edilicio quedó en un segundo plano y por eso, especialmente desde la llegada de monseñor Lugones a la diócesis, en 2008, el santuario se convirtió en un importante “centro de vida y de fe”: tiene misas todos los domingos, bautismos, casamientos, confirmaciones; los sábados los chicos y jóvenes scouts de la capilla San Cayetano realizan allí sus actividades y con frecuencia el lugar es sede de diversos encuentros de la Pastoral Social. El santuario, además, congrega cada año a la Vicaría de la Ribera para la celebración del Domingo de Ramos y el cierre de la JVR que reúne a cientos de jóvenes, y en el 2016 fue elegido como una de las cuatro iglesias jubilares para el “Año de la Misericordia”.

Del acto de firma de la donación del predio, llevado a cabo la semana pasada, también participaron el presidente del Concejo Deliberante, Santiago Carasatorre, el escribano municipal y Pablo Comeglio de la Pastoral Social local.